Hace unos días mantuve una conversación vía email con mi compañero Daniel Zurita y mientras respondía a sus cuestiones acerca de la trayectoría que nos ha traido hasta aquí, me parecó que podría resultar interesante publicar ciertas reflexiones acerca de las vivencias y acontecimientos que van marcando el camino de la filé. De esta forma guardo una especie de diario que de vez en cuando tendre que volver a leer para no caer en los mismos errores y a su vez puede que a alguien le ayuden a no tener que tropezar en las mismas piedras.

A continuación transcribo dicha conversación.

caida-en-vale-1280x800-961

Daniel
¡Hola, Fran!

Supongo que estarás esta semana muy liado. He hablado con Juanjo, que me ha comentado las opciones con los distintos caminos que véis de cara al siguiente semestre. Lógicamente, me faltan muchos detalles, y cómo nos
veremos el Jueves para tratar este tema, quería conocer cuál es tu
visión de estas tres opciones en concreto y tu visión de perspectiva hacia adelante en general (viendo el futuro a seis meses-un año), qué elementos consideras más importantes a tener en cuenta, qué posibles riesgos y qué preferencias tienes. Y así voy añadiendo información y me puedo hacer una idea más aproximada.

Si prefieres que baje a tu casa alguna tarde, porque te resulta más
cómodo hablarlo que escribirlo, me lo dices y me bajo. Como te venga mejor.

Va un abrazo!

Dani.

Yo

Hola Daniel, pues ya sabes tu que siempre es un placer hablar contigo, por lo que si quieres bajar una tarde a hablar de esto o del SEO de las webs estaré encantado. De momento te comento cual es mi punto de vista y así el Jueves vas más informado.

Como ya habrás podido comprobar, soy una persona a la que no le da miedo tomar riesgos (aunque la mayoría de veces sea más por mi mente temeraria que por valentía). Y por eso no me gusta coartar a Juanjo cuando viene con alguna idea descabellada o fuera de lo normal, ya que gracias a su tesón hemos conseguido muchos buenos contactos, colaboradores e incluso piezas estructurales para la Filé como puedes ser tu, y no te digo con esto que seas un pieza 😀

En algunas cuestiones, de alguna forma me ha tocado a mi poner el punto de ancla en algunas iniciativas que para mi juicio tenian más expectativas ilusorias que bases reales o simplemente no era el momento adecuado. Esto se debe a que, para mi manera de entender, no se puede construir una casa sin cimientos (topicazo), y podemos especular acerca de lo valiosa que puede ser la aportación en el futuro de una persona a la que no conocemos, pero si no hemos trabajado con ella, no son más que especulaciones. Por lo que mi procedimiento siempre es el mismo, vamos a empezar a trabajar sin asumir riesgos económicos y respetando siempre la disponibilidad del susodicho. Y cuando hayamos comprobado que las espectativas se cumplen, damos los siguientes pasos.

Esto es más o menos lo que me pasa también en relación a las empresas y proyectos que vamos montando. Considero que si “Proyecto Y” debe ser de momento el motor económico inicial de la Filé, debe serlo cuando esta se encuentre preparada para serlo, y eso significa que sus trabajadores deben tener un sueldo mínimo, no debe tener deudas o por lo menos debe tener un riñón para ir sufragandolas y además debe tener una reserva mínima para posibles inconvenientes o adquisiciones funcionales.

Si nos vamos por ejemplo a “Proyecto X” y su evento, mi posición ideal para que este fuese un éxito es que toda la campaña de difusión que venimos planificando desde hace tiempo se haya realizado antes de organizar un evento que nos va a costar mucho esfuerzo y dinero. Porque creo que la idea es muy potente, y si conseguimos que se hable de ella fuera de nuestros círculos y que se tenga en cuenta, pasaremos de ser unos desconocidos que quieren plantear una idea a ser “La gente de Proyecto X” y ello significa que en vez de estar pidiendo colaboraciones y patrocinadores, nos los ofrecerían directamente. No se si me explico la verdad.

Teniendo en cuenta esto, no es igual presentar un proyecto o idea incipiente y con espectativas de… que algo que ya tiene una estructura funcionando detrás y puede demostrar que tiene una empresa solvente, una plataforma de blogs, una plataforma educativa, etc.

Evidentemente, si esperamos a que todo el marco sea perfecto, posiblemente nunca lleguemos a hacer un evento, y es por esto que me entran las dudas, ya que Juanjo me ha demostrado tener la razón en muchas ocasiones en las que yo prefería ser más conservador, y los resultados han sido muy buenos.

Espero que entiendas más o menos mi punto de vista, si no lo discutimos cuando quieras.

Un abrazo!

Daniel
Hola, Fran. Muchas gracias por la respuesta.

Te has explicado perfectamente. Me interesaba saber la perspectiva de
cada uno para tener en cuenta los puntos cruciales e importantes de cada
propuesta, de cara a tratar de entender cuál pudiera ser el camino que
más convenza y haga sentir seguros a todos, y por supuesto cual pudiera
ser la propuesta más beneficiosa sin tener que asumir riesgos
irreversibles, o puntos muertos o retrocesos.

Para entender mejor también el camino desde el que se viene, para darle
una continuidad, ¿qué pasos crees que fueron decisivos para dar a “Proyecto Y
el valor que hoy tiene?

Yo
Buenas tardes Dani, en realidad resulta complicado estimar qué hechos han resultado decisivos para resumir una trayectoria de dos años, porque si como yo intentas verle un sentido positivo a las adversidades, puedes llegar a pensar que si no hubieras tomado una u otra decisión equivocada, nunca hubieses llegado a su solución y por lo tanto a algo beneficioso. Pero en realidad no deja de ser una visión, y quizás si esa decisión errónea hubiera sido correcta el avance habría sido mucho mayor, o no, quien sabe…

Pongo un ejemplo, hace ya más de dos años decidimos que la primera apuesta económica de la Filé sería la impresión 3D por diversos motivos. Tras esto nos pusimos a desgranar la información que habíamos recopilado para tomar tal decisión y decidimos que eramos demasiadas personas para vivir de los kits de impresoras Rep Rap, por lo que indagamos en el sector profesional y dimos con un distribuidor nacional de una de las principales marcas de impresión 3D, este pedía unos requisitos estratosféricos para trabajar con su marca que nos obligaban a endeudarnos por varios cientos de miles de Euros.

Pero Juanjo, con ese tesón y buen hablar que le caracterizan convenció al gerente de que nos dejasen entrar por una puerta más pequeña, sin grandes inversiones pero con un desembolso inicial que para nosotros era inasumible, con lo que al final teníamos que pedir un préstamo.
Esto me daba bastante miedo, porque hasta ahora en mis experiencias empresariales siempre había conseguido evitar endeudarme y eso me había permitido dejarlo cuando no funcionaba sin demasiadas consecuencias. Por eso al principio me mostré reticente a dar tal paso, pero Juanjo defendió la viabilidad de este nuevo paso a capa y espada, y finalmente tomamos la decisión de acogerlo y nos endeudamos para pagar unos supuestos cursos formativos que resultaron ser algo parecido a leer su web y una atención comercial que nos acabó costando mucho dinero.

Tras dicha formación estuvimos trabajando con ellos más de un año, pero los constantes errores y falta de soluciones para los mismos por parte de dicho proveedor resultaron ser catastróficos, he de reconocer que gran parte de su equipo era y sigue siendo muy competente y profesional, pero como suele pasar con otras empresas y organizaciones, la cabeza no esta bien conectada con el resto de órganos.

Cuando decidimos que no podíamos continuar asi, hubiera podido pensar que la decisión tomada era errónea ya que nos encontrábamos anclados a un proveedor ineficiente que además nos había generado una deuda que no podíamos corresponder, pero nos dimos cuenta que rodeados de tanta apatia habíamos aprendido muchísimo a buscarnos las castañas, además de que ese contrato que nos ataba había sido incumplido desde el primer momento por dicho proveedor, por lo tanto no le debíamos nada. Entonces hablamos con otros distribuidores y encontramos al que ha resultado ser mejor de lo que nos podíamos imaginar en nuestras más positivas ensoñaciones.

¿Qué lectura podemos sacar de esta experiencia? Sin los conocimientos adquiridos con el proveedor ineficiente nunca hubiésemos tenido oportunidad de trabajar con el actual, así es que finalmente hemos salido ganando. ¿Pero qué hubiera sucedido si todo el dinero y tiempo invertidos hubieran tenido un buen fin? Porque no hay que olvidar que perdimos compañeros, fuerzas, ánimos e incluso los nervios durante ese trayecto.

Nunca lo sabremos, pero lo que si te puedo afirmar es que esa decisión fue decisiva para nosotros y lo que es más importante, que pudimos comprobar en numerosas ocasiones que somos capaces de readaptarnos a una nueva situación de un día para el siguiente y continuar como si nada.

¿Entonces cual era tu pregunta? jeje Es que me lio y no se parar.

En cuanto a momentos decisivos podemos encontrar ese como el más significativo, pero hay otros muchos que grano a grano han formado lo que somos ahora. Estuvimos deambulando de un locar a un piso, y después los dos a la vez, e incluso nos planteamos alquilar otro más grande. Sin olvidar que nos dimos de alta en todas las formas posibles dentro de este país (SL, SC, COOP, etc) e hicimos inversiones de dinero y tiempo en proyectos o iniciativas condenados al fracaso por no saber medir las expectativas con la realidad. Y no hay que dejar de tenerlos en cuenta porque ese dinero y tiempo podría haber sido en nuestro beneficio y se quedaron en el camino. Pero como ya te decía antes ¿Cuales de ellos han acabado resultando beneficiosos y cuales no?

Espero que esto te ayude de algo 😀
Así leyéndolo después estoy pensando que esto da para post ¿Qué te parece?

Daniel
La verdad es que sí que da. Creo que deberíamos acostumbrarnos a relatar
todo el proceso. La evolución, los pasos que se dan, tanto en positivo
como en falso, y extraer todo el aprendizaje posible de cada momento. Yo
debería ponerme también. Estoy deseando sacar tiempo para dedicar al
menos una hora a escribir cada día. Tengo mucho acumulado, y de lo más
importante es precisamente lo que va en ese sentido, en relatar estos
últimos pasos y analizarlos con la mayor perspectiva posible.

Gracias, Fran.

Abrazos!

He tenido que suprimir y modificar algunos nombres y calificativos para evitar herir sensibilidades y dar lugar a malentendidos, pero el resto lo he trascrito tal cual se escribió.